Inicio - Frases - divertidas

Frases divertidas para 25 años de matrimonio

Las bodas de plata se celebran cuando la feliz pareja alcanza los 25 años de casada. Para este acontecimiento tan especial siempre es típico regalar algún tipo de tarjeta o regalo felicitando a los afortunados, pero no siempre es fácil encontrar la frase o el texto perfecto para este tipo de situaciones.

Es por ello que te ofrecemos una gran variedad de textos que poder dedicar a cualquier matrimonio que celebre sus bodas de plata. Se trata de escritos que varían entre lo gracioso, perfectos cuando se trata de dirigirlos a amigos o compañeros; y lo serio y formal, que son más correctos cuando los que celebran el aniversario son padres o abuelos.

Ejemplos de frases divertidas para bodas de plata:

Si todavía seguís casados es que sabes qué decir cuando ella te pregunta si le queda bien ese vestido nuevo. Yo no acierto nunca, ¿cómo te lo haces? ¡Feliz 25 aniversario, pareja!

Menos mal que, con las nuevas tecnologías, ahora puedo enviarte un mensaje al móvil y olvidarme de tener que pasar por tu casa a felicitarte en persona por esos 25 añazos de matrimonio… ¡Ni de coña! ¡Mañana estoy como un clavo en tu casa para celebrarlo en condiciones!

Sé que probablemente hoy estarás muy ocupado celebrando en privado esos 25 añazos de casados, así que te dejo un mensaje solo para que sepas que me he acordado de tus bodas de plata. Ya si eso mañana me paso y los celebramos en familia. ¡A disfrutarlo, pareja!

Veinticinco años de casados son unas 9.131 noches durmiendo juntos. Si después de todas ellas aún te sigue enamorando el pelo desorganizado que tu mujer tiene por las mañanas, o ese aliento reseco e inevitable tras las horas de sueño… ¡entonces enhorabuena, os merecéis estas bodas de plata!

¿No te cansa comer cada día la misma chuleta de carne? A mí a veces me apetece algo de pescado fresco, pero si a ti te parece bien así… ¡Es broma! Es genial que os queráis tanto como para poder celebrar hoy vuestras bodas de plata, ¡y que así siga siendo!

Anillo en el dedo, hijos, perro… desde luego, tenéis el pack completo. Si todo esto lo habéis conseguido en veinticinco años de casado no quiero imaginarme lo que lograréis al alcanzar las bodas de oro. ¡No perdáis nunca esa energía y entusiasmo!

No hay mal que cien años dure pero veinticinco sí.

No sé como podéis haberos soportado veinticinco años cuando yo cada día estoy deseando irme a dormir por no aguantarme a mí mismo.

Los castigos bíblicos duraban solo siete años, Dios mío ¿qué tipo de castigo es uno que se extiende veinticinco?

Veinticinco años de ronquidos, jaquecas, cuñados, suegras, las condecoraciones al valor que reciben los soldados palidecen al lado del brillo de vuestras bodas de plata.